Grupo ABSA

¿Por qué chirrían los frenos de mi coche?

Sistema de frenado de coche

El sistema de frenado es uno de los elementos más importantes del coche, ya que tiene una gran relevancia para nuestra seguridad y la de nuestro entorno. Por esta razón, si el freno chilla o chirría hay que averiguar las razones subyacentes.

Respondiendo a la pregunta del título, los frenos chirrían a causa de la fricción entre el disco y la pastilla de freno. Claro, está es la respuesta técnica, pero lo que nos interesa saber es la causa de esta fricción, ya que puede ser algo sencillo de resolver, o una avería que necesite que pasemos por el taller. En este artículo vamos a ver las posibles razones ¡Empezamos!

Abuso de los frenos

Antes de comprobar cualquier avería, es aconsejable revisarse a uno mismo, a su forma de conducción. Y es que el uso indiscriminado del freno puede ocasionar problemas, así como una repetición de frenadas fuertes.

Estas repeticiones estresan el sistema de frenado, y hacen que el ferodo de la pastilla aumente su temperatura a un nivel excesivo para su estándar, de forma que cristaliza la superficie de contacto con el disco.

Esta situación genera un calentamiento indeseado del disco, lo que hace que pierda capacidad de frenado, y que altere el funcionamiento del sistema, lo que acaba provocando esos molestos chirridos.

Suciedad

Si bien el anterior punto depende de nosotros, este si que es más difícil de controlar. La pastilla de freno desprende restos que se pueden acumular en diversas partes del sistema de frenado.

Este exceso de restos puede provocar un rozamiento excesivo, por el cual la pastilla de freno se opone al giro del disco, lo que en situaciones normales generaría el retroceso de todo el conjunto.

Otro aspecto a tener en cuenta es si hay alguna gravilla que se ha incrustado entre el disco y la pastilla, ya que, aparte del chirrío, también podría dañar el disco. Por todo esto, es recomendable hacer una revisión de la suciedad de los frenos cada cierto tiempo.

Humedad

Cuando se recorren zonas con lluvia pueden aparecer molestos chirridos. No obstante, al recorrer algunos kilómetros este problema suele quitarse.

Desgaste de los componentes de frenado

Este es otro factor que no podemos controlar del todo, si bien una conducción correcta, eficiente y sin movimientos bruscos ralentizará este desgaste.

En caso de desgaste, tanto la pastilla, como el disco de freno, sufren una reducción de su grosor, lo que provoca mayores rozamientos, desembocando en los chirridos.

En caso de desgaste, hará falta una sustitución del respectivo componente. Eso sí, asegúrate de que el recambio sea de calidad, sino el remedio será peor que la enfermedad.

Mala colocación del disco de freno

Otra razón de los chirridos puede ser que los discos no estén bien colocados. Si este es el caso, habrá que desmontar el sistema de frenado por completo, para poder colocar a los discos de la forma correcta.

Un aspecto a revisar en el disco es que éste no tenga ninguna impureza, lo que evitará problemas en el futuro.

 

Si quieres descubrir más artículos de tu interés sobre el mundo del automovilismo, te invitamos a echar un vistazo al resto del blog. Si tienes alguna duda, puedes contactar con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceso y Registro